El Colegio La Fuensanta

Situado junto a la plaza de Juan XXIII y bien comunicado, pero en su día junto a huertos, en lo que sería la futura avenida de Juan de Borbón, e inicialmente con acceso más utilizado por la calle Arquitecto Emilio Piñero (que hoy es su parte trasera), fueron autores del proyecto de edificación Don Pedro Pan da Torre y Don José Fonseca Llamedo; Don A. Conesa Casanova (aparejador); y Don Tomas Baudín (ingeniero calculista. Dr. Ingeniero Armamento y Construcción) 

la fuensanta plano

Así describía el colegio la memoria de edificación...

Consta de casi 7.000 metros cuadrados de superficie construida, según la memoria constructiva, que indica que “el conjunto edificado se ordena a partir de la intersección de dos prismas perpendiculares a los que se adosan la residencia de los hermanos, cuatro pabellones infantiles y un bloque de menor altura tratado como pieza de acceso y que, en un gesto indiscutiblemente moderno, se separa de la calle a través de un jardín interpuesto.

Las plantas bajas diáfanas permiten una sucesión de espacios de juego protegidos del sol y de la lluvia. Especialmente interesantes son las relaciones visuales, funcionales y de escala que, gracias a estos porches, se establecen entre el edificio en forma de cruz y los volúmenes secundarios anexos, separándose sin necesidad de barreras físicas el patio principal de los demás recintos ajardinados, dotados de un uso y de un carácter diferenciado.

Los materiales de revestimiento aportan coherencia a la imagen de conjunto: un expresivo aparejo de ladrillo unifica los cerramientos de cada planta mientras que un aplacado de piedra artificial subraya las líneas de cornisa y reviste, en toda su dimensión, los testeros ciegos de cada bloque.

Se desechó la idea de la construcción de una iglesia de grandes dimensiones, que inicialmente estaba proyectada. A principios de los 70 se concluyeron sus dos instalaciones deportivas fundamentales